23 de abril de 2014

Timeless

Pants: Zara (similar here) / shirt: pull & bear (similar here) / sunnies: Topshop (similar here) bag: Michael Kors (similar here)

  Cuando pienso en prendas atemporales, no siempre se me vienen a la mente ítems. Ropa, pues. Pienso en Steve McQueen, en un disco de Portishead, en un cuadro de Matisse, en algún poema de Pablo Neruda, entre otras cosas que visten los recuerdos y el alma.

Lo pantalones de hombre, tampoco mi primera referencia cuando hablamos de timeless pieces, pero las verdades hay que decirlas: han hecho una especie de comeback en mi guardarropa y miren que yo soy más de faldas. Éste, en especial, lo rescaté del pasado (aunque es menos dramático)  y no he parado de usarlo -con flats para verme más relajada y con heels para darle un toque más fancy-.

Después del reencuentro mágico, noté un par de cosas al verme el espejo con este look: 1. la playa me llama, clama mi presencia a menudo y 2. Cada día me enamoran más los pantalones con onda boyish. Me gusta pensar que cuando salgo a la calle con algún conjunto que los incluya, me veo como una especie de Annie Hall moderna y joven (y asiática, y merideña, ¡todo a la vez!).

Después de semejante declaración, no es una locura decir que si tuviésemos que incluir una prenda "básica" al ya conocido repertorio de los clásicos femeninos, tendríamos que considerar seriamente un buen par de chinos. 



¡Que la juventud sea una nota mental



FOLLOW ME ON TWITTER - INSTAGRAM - FACEBOOK